Mar 01

La ciencia de la Acupuntura

Aunque conocida como terapia milenaria que ha resistido el paso del tiempo, la Acupuntura puede explicarse de un modo científico, aunque no es la ciencia que dar validez a la Acupuntura.

La Acupuntura funciona cuando bien utilizada. Puede sin explicarse de un modo científico, lejos de ciertos conceptos folclórico

 -El efecto de neuromodulación:
La Acupuntura y sus derivados promueven cambios en las funciones sensitivas, motoras y autonómicas, con resultados terapéuticos a nivel visceral, inmune y hormonal, asi como de la función cerebral en general, a través de la neuromodulación. La neuromodulación es la capacidad que tiene el Sistema nervioso de regular su propia actividad y la de todo el organismo. Tanto la Acupuntura como sus derivaciones (Electroacupuntura, Moxibustion, láserpuntura y otros), tienen suficiente evidencia científica de su eficacia. Tanto la OMS como el Instituto Nacional para la Salud (NIH, en sus siglas en inglés) desde 1997 reconocen sus beneficios en múltiples enfermedades.

Desde la apertura de China a Occidente en los años 70, más de 10.000 artículos científicos han sido publicados en Occidente respeto a la eficacia de la Acupuntura.

-El efecto neurohumoral:
La Acupuntura repara las funciones anormales de los tejidos y órganos a través de la injerencia que ejerce en los reflejos neurológicos y neurohumorales. La Acupuntura estimula al Sistema Nervioso Central y Periférico, y como resultado de ello, se produce una liberación instantánea de sus mecanismos moduladores del dolor y de reparo a través de la liberación de neurotransmisores. Atribuir esto a efecto placebo es anticientífico, ya que la respuesta exitosa generada en su uso en animales descarta esta posibilidad.

En occidente, se ha realizado varias pruebas clínicas que indican claramente los efectos inmediatos de la Acupuntura sobre el organismo, tal como la activación de zonas específicas en el cortez cerebral (mecanismo observado por la imageria computarizada). En Occidente, la Acupuntura es vista como una técnica de irritación de las terminaciones nerviosas que se encuentran en puntos denominados acupuntos. Por otra parte, es verdad que muchos puntos de Acupuntura comunican con, o están cerca de terminaciones nerviosas, por lo que son todos de origen neural.

De esta manera la manipulación del punto activa diversas conexiones cerebrales con repercusiones centrales, autonómicas, endocrinas e inmunes de carácter homeostático. Se producen entonces respuestas adaptativas estableciendo un nivel organizativo homeostático mayor, con repercusiones en el ámbito fisiológico y biológico. Dichas influencias alcanzan los órganos según los tipos de estímulos, y la respuesta fisiológica se hace global o parcial.

La Acupuntura también tiene efectos sobre los centros moduladores del dolor situados principalmente el Periacueducto Gris Mesencefálico (PAG), y el Núcleo Rafe Magno (NRM), en la médula rostroventral. Estos centros forman el Sistema de Inhibición Descendente del dolor desde el cerebro a la cuerda espinal, controlando la transmisión de impulsos nerviosos desde vías aferentes nociceptivas. La acupuntura activa el sistema analgésico del organismo. Diversos tipos de estímulos pueden influenciar el equilibrio entre excitación e inhibición en el cuerno dorsal. La Acupuntura, la Electro acupuntura y similares; la Mesoterapia y las inyecciones en “Puntos Gatillo”, son empleados por su conocida y bien documentada acción analgésica por hiperestimulación.

Dr. Apollinaire Dschoutezo

About the Author:

Miembro nº 11005-1184 PRACTITIONER'S REGISTER Autor del libro: Acupuntura aplicada a la Inmunidad.

Sorry, the comment form is closed at this time.